martes, 14 de septiembre de 2010

Una independencia conveniente

Una independencia conveniente

Federico Ruiz W.
Politólogo

Todos los 15 de setiembre, celebramos los costarricenses nuestra independencia. Algunos con más emoción que otros, y unos años con más fervor que otros. Ya desde el primer día de mes, lo patriótico empieza a dispersarse por todo lado: banderas en los postes, en los carros, en las casas, escudos que adornan las puertas de las oficinas. El 14 a las seis de la tarde se canta el himno y hay por doquier desfiles de faroles. La antorcha de la independencia recorre el territorio nacional... La verdad, es una bonita época, muy emotiva.

Lástima que nuestra independencia no se diera el 15 de setiembre de 1821. En realidad quien se independiza de la corona española en esa fecha es Guatemala y los territorios que administrativamente estaban a su haber. Desde 1820, éramos parte de la Diputación Provincial de las Provincias de Nicaragua y Costa Rica, con sede en León. Por lo tanto, el acto emitido por Guatemala, no nos afectaba, nada más que para darnos un impulso.

Es hasta el 11 de octubre del mismo año (casi un mes después), que la Diputación Provincial reunida en León decide optar por la independencia de España, pero al mismo tiempo se anexa al imperio mexicano de Agustín de Iturbide. No éramos por tanto independientes.

El 29 de octubre del mismo año, el ayuntamiento de Cartago emite su propia declaración de separación de España y su inmediata incorporación al imperio mexicano, en la misma línea de lo adoptado en León. Parece que no tomamos ahí la decisión de ser independientes como nación, sin embargo sí fue el primer momento donde decidimos qué hacer con nuestro futuro, de forma independiente...

Pero la historia no termina ahí. Muy a la forma "tica" de hacer las cosas (ya desde esos tiempos teníamos la cualidad), cada ayuntamiento emitió su propia declaración de independencia y no necesariamente de acuerdo a los dicho por los cartagos imperialistas. Así por ejemplo, el ayuntamiento de San José proclamó su independencia de España el 30 de noviembre, pero no se adhirió al imperio de Iturbide.

No hemos terminado con los enredos. Mientras cada pueblo decidía qué hacer, se había convocado a una "junta de legados" para redactar lo que sería nuestra primera Constitución Política, llamada Pacto Social Fundamental Interino o "Pacto de Concordia". Tener la capacidad para proclamar su propia constitución, me parece que es el elemento definitivo de independencia y siendo que esta entró a regir de forma temporal el 1 de diciembre de 1821, esa me parece que debe ser nuestra fecha de celebración. Pero ese ya es gusto mío.

Sin embargo, el que tuviéramos un Pacto de Concordia, tampoco significó mucho. La idea de la anexión al imperio mexicano estaba muy en boga, tanto que el 10 de enero de 1822 cuando la constitución adquiría vigencia plena, Heredia decidió anexarse a Nicaragua. Costa Rica quedaba entonces integrada por Cartago, San José y Alajuela.

Ese 1822 ha de haber sido uno de muchas inquietudes y algo convulso, pues los cartagos volvieron a tener ideas monárquicas y querían la anexión al imperio mexicano de Iturbide. ¿Por qué estos eventos en conjunto son importantes? Porque desembocan en nuestra primera guerra civil el 5 de abril de 1823, cuando don Gregorio José Ramírez, al mando de fuerzas josefinas y alajuelenses, se enfrentan a cartagos y nicaragüenses (Heredia era de Nicaragua).

Las fuerzas "republicanas" triunfan y don Gregorio asegura la reunificación de Heredia para Costa Rica y disuelve el ejército (nuevamente, ya desde mucho tiempo atrás con nuestras peculiares ideas). A los diez días abdica al poder, porque no era de su interés, ejercerlo por la fuerza (ahora que se habla de héroes nacionales, sí hay uno al que el país no le ha reconocido ese carácter y debería, es a don Gregorio José Ramírez).

Si pasó todo este enredo y el 15 de setiembre no es nuestro día de independencia, ¿por qué entonces lo celebramos en esa fecha? Eso habría que preguntárselo a don José María Castro Madriz, quien definió la fecha en 1848.

En todo caso, a pesar de que tenemos la peculiaridad de celebrar una fiesta que en realidad no es nuestra, esto parece que deberá quedar así porque ya es una costumbre antiquísima, y porque además, tiene la ventaja que nos hermana con el resto de Centroamérica, aunque a veces alguno de los hermanos no se comporte de forma fraternal...

--------------------------------------------

Breve actualización al 15 de setiembre de 2011:

Adjunto el enlace con una transcripción del "Acta de Independencia de Costa Rica" tomada de la página del Archivo Nacional de Costa Rica:


3 comentarios:

Paul Rueda dijo...

Bueno, por lo menos a Gregorio José Ramírez ya lo declararon benemérito. Un artículo muy oportuno y divertido.

Pablex dijo...

Mae, muy instructiva la explicación... pero para mí queda claro que la independencia DE ESPAÑA el 29 de enero. Ya lo que pasó después, que los cartagos querían ser mexicanos, que los heredianos querían ser nicas (a ver si les haría gracia esa idea en este momento), y que los alajuelenses hemos sido siempre leales a nuestra Costa Rica, es historia aparte.

Pero realmente muy interesante. Solo una pregunta... cuál es la fuente de todo esto?

F Ruiz dijo...

Pablo, que pena que justo hoy, casi un año después, y recordando este artículo, me encontrara tu comentario.

Lo interesante de este proceso es que el 29 de octubre (no de enero) parece que solo Cartago se independiza de España y se adhiere al imperio mexicano (chingo de independencia). En todo caso, esa sin duda es una fecha mucho mejor que la del 15 de setiembre.

La información se puede conseguir por varias fuentes, pero de momento te dejo este link a la página del Archivo Nacional de Costa Rica con una transcripción del "Acta de independencia de Costa Rica" http://t.co/Qn7HDux